DESCÚBRELO TODO SOBRE LAS COMPRESAS DE TELA

¿CÓMO SE UTILIZAN?

Las compresas de tela Rusccus se utilizan igual que las de un solo uso, con la gran diferencia que estas cuidan tu piel y a la vez el planeta. 

Cada costura está pensada para que te sientas cómoda. Los tejidos están escogidos cuidadosamente para ofrecerte confort y suavidad, a la vez que son muy fáciles de limpiar.

He diseñado 4 modelos diferentes de compresas para que puedas escoger la que mejor se adapta a tu sangrado y a tus necesidades. 

Para que las compresas sean tan absorbentes como te sea necesario, llevan un número determinado de capas de bambú 100% en el interior. Cuantas más capas, más absorbente es tu compresa. 

Para sentir la máxima suavidad, tu vulva está en contacto con una capa fina de micropana de algodón 100%. Este tejido  evita irritaciones u otras reacciones cutáneas. La micropana absorbe rápidamente los líquidos, así no sentirás humedad mientras menstruas.

La capa que está en contacto con tu ropa interior es de algodón 100% para que no se mueva durante tus actividades. Finalmente hay una capa interior de PUL. Este es un tejido técnico impermeable y que a la vez deja transpirar tu piel. Gracias a este tejido evitas que la sangre traspase a la ropa. 

Todas las compresas tienen dos snaps en las alas. Puedes escoger la posición que te resulte más cómoda para determinar el ancho del entrepierna. Estos snaps también te permiten guardar la compresa doblada y llevártela a cualquier parte.

¡Llévate tu compresa allí donde vayas. Menstruar sin generar residuos es muy fácil!

¿CÓMO SE LAVAn?

Para que te duren muchos años te recomiendo que sigas los consejos de limpieza y cuidado:

Deja en remojo 20′ en agua fría. 

Temperatura máxima de limpieza 30ºC.

No utilices lejia ni suavizante.

No usar secadora. Secar a la sombra.

Se puede lavar a mano o a la lavadora. Puedes añadir unas gotas de agua oxigenada para eliminar la sangre con más rapidez. El tejido que está en contacto con la sangre puede variar de color ligeramente según el PH de tu sangre, tu flujo o de tu sudor. 

¿Tienes alguna duda?

Aquí encontrarás todas las respuestas a las consultas más habituales.

¿Cómo te cambias la compresa fuera de casa?

Las compresas usadas las puedes plegar y guardar en tu estuche alegremente. La sangre no va a traspasar ni vas a sentir ningún olor. Puedes llevar dos o tres en tu estuche. Una vez llegues a casa te aconsejo que las pongas en remojo con agua fría 15 minutos antes de lavar.

¿Son suficientemente absorbentes?

Puedes escoger distintas capacidades de absorción, según la intensidad de tu sangrado. Seguro que hay una medida perfecta para ti. Descubrirás que a lo mejor no sangras tanto como te pensabas 🙂

¿Cuáles recomiendas para el postparto?

Para los primeros días justo después del parto te recomiendo la compresa maxi. Al cabo de unos días ya podrás cambiar a una más pequeña. 

¿Sirven para pérdidas de orina?

Las compresas de tela también sirven para las pérdidas de orina. Pueden ser muy buena opción porque dejan respirar tu piel y así evitas infecciones e irritaciones.

¿Cuántas necesito para un ciclo?

Si eres como yo y prefieres tener compresas de tela para cada día y lavarlas todas juntas al final de tu ciclo te recomiendo entre ocho y diez (si tienes un sangrado poco abundante) o unas doce (si tu sangrado es muy abundante). También puedes tener cuatro o cinco e ir llavándolas cada día para poderlas reutilizar en un mismo ciclo. Una vez acabes el ciclo haz un lavado a la lavadora. En caso de que quieras combinar la copa menstrual con las compresas de tela también necesitarás menos (recuerda de todos modos que tu vagina estará muy agradecida si por la noche la dejas descansar sin copa).

¿Cuánto rato puedo utilizar la misma compresa?

Aunque depende mucho de la intensidad de tu sangrado, yo recomiendo que se cambie como mínimo cada 8 horas.

¿Cómo puedo secarlas?

Las compresas de tela sólo se pueden secar al natural. Asegúrate de guardarlas cuando estén bien secas para que no se quede olor a humedad.

¿Huele mal con la sangre?

Tu sangre huele a sangre, a hierro. La mezcla de tu sangre con algún tipo de infección o con los perfumes que les ponen a las compresas de un solo uso sí que puede producir un olor fuerte. 



¿Lista para mimarte?

Descubre todos los tamaños y ESTAMPADOS

X