MIMAR LA BESTIA

¡Hola y bienvenida!

Tu ciclicidad ha venido para quedarse y no es esa invitada que ves una vez al año y si te he visto no me acuerdo… no, tu ciclicidad ha venido para quedarse y ser tu mejor amiga (si se lo permites claro). Tu ciclicidad puede llegar a ser esa amiga que te conoce mejor que tú, la que te explica todo clarito clarito, la que te calma y te escucha, la que te saca de fiesta un martes por la noche, la que te prepara un te que huele a bosque cuando más lo necesitas. 

Te animo a abrirte a esta amistad.

 

Hoy te comparto distintas ideas para aprovechar los momentos más difíciles de tu ciclo como fuente de autoconocimiento. Tu vida y cuerpo es tu responsabilidad. No te des excusas. 

 

 

Anticipación:

 

Conocer exactamente en qué día estás de tu ciclo y qué cualidades acostumbran a florecer en ese día.

    • Utiliza un registro menstrual (a lápiz y papel).
    • Puedes anotar en qué día estás e información concreta y precisa de ese día.
    • Si lo utilizas con regularidad verás que repites patrones de un ciclo a otro.
    • Llegará un momento en que lo tendrás interiorizado.

Una vez tengas integrado los cambios más significativos de tu ciclicidad te podrás anticipar a las situaciones que te causan malestar a todos los niveles y vivirlas con conciencia, respeto y mimio. 

Esta información también te será muy útil a la hora de agendar tareas o actividades…

Si tienes un ciclos irregulares es necesario que busques qué lo está causando. Especialistas como una ginecóloga, endocrina, nutricionista, osteópata siempre con una mirada integral de tu cuerpo pueden ser de gran ayuda.

Esta es una herramienta súper poderosa para fortalecer tu intuición.

 

 

Aprendizaje:

Muchas nos hemos puesto en plan drama queen alguna vez en la vida. 

Puedes aprovechar estas situaciones para crecer y aprender. ¿Qué pasa si lo haces de manera consciente y con una mirada compasiva hacia ti?

La próxima vez que te encuentres en una situación que te incomoda coge papel y boli y narra lo que has vivido de manera detallada.

    • ¿Qué te ha molestado?
    • ¿Qué has sentido, físico y emocionalmente?
    • ¿Qué parte del cuerpo te hierve?
    • ¿Cómo quieres que estas situación impacte a tu ser?
    • ¿En qué día estás de tu ciclo? 

Recogiendo esta información tendrás más herramientas la próxima vez que te encuentres en una situación similar.

Te prometo que cada vez que hagas este ejercicio acabarás riéndote y aprendiendo mucho. 

 

 

First things first:

Cuando todo te sobra es el mejor momento para poner en valor y reconocer aquello que te da vidilla y te llena de luz. 

De todo lo que tienes/haces 

      1. ¿Qué es lo que más valoras? 
      2. ¿Qué es lo que es prescindible?
      3. ¿Qué es lo que detesta?

Date más momentos de lo primero, regula lo segundo y elimina tanto cuanto puedas de lo tercero. 

 

 

Deseo que te de mucha vidilla esta manera de vivir tu ciclicidad. 

¿Quieres compartirme algo? Te leo. 

 

MIMARTE ES TRANSFORMADOR

Anna

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X