MENSTRUACIÓN Y SEXO

¡Hola y bienvenida!

Empezaré por el final. Sí, sexo y menstruación es posible si a ti te apetece. Si tú te sientes cómoda. Y claro… para gozarlo es imprescindible que la persona o personas con quien compartes este momento íntimo no vivan en el mundo de Yupi y sepan que la sangre menstrual no es azul, que la sangre menstrual no es algo asqueroso o que huele mal. 

 

Llegadas a este punto…

 

¿Por qué hay tanto tabú con NUESTRA SANGRE? 

En gran parte porque cuando se usan compresas de plástico el olor de la sangre mezclado con el sudor y con los perfumes que les ponen a las compresas de un solo uso es horripilante y esto nos puede hace sentir incómodas. Sentirnos a gusto con nuestro cuerpo es esencial para poder compartir estos momentos de intimidad. Cuando empiezas a usar otros productos (copa menstrual, esponja menstrual, compresas de tela o sangrado libre) te das cuenta que la sangre no huele mal. La sangre huele a sangre. La relación, sensaciones, pensamientos que pueda tener una persona que no menstrúa con la sangre menstrual seguro qua cambia si le ayudamos a reeducar su mirada, ser más curiosa, amorosa y respetuosa. 

 

¿SIENTES sequedad o irritación?

Aquí nos damos de narices otra vez con productos que respetan poco el cuerpo. En este caso el tampón. Este producto lo que hace es absorber todos los fluidos de tu vagina, dejándola seca y sin su hidratación natural. Cuando menstrúas tu sangre es un lubricante natural fantástico. Estoy segura que si eliminas los tampones tu cuerpo te lo agradecerá y si te apetece tener sexo con penetración lo disfrutarás mucho más. Recuerda que tienes muchos centímetros de piel para sentir placer y vivir este momento de intimidad de pies a cabeza.

 

¿Te resulta poco práctico?

Si me conoces un poco ya te habrás percatado que yo, con algunas cosas soy muy práctica. Siempre hay opciones, como poner una toalla, utilizar el disco menstrual, la copa o esponjas menstruales. Es muy importante que utilices correctamente cualquiera de estos productos para no dañar tu cuerpo. Los días en que estamos menstruando son fantásticos para dejar a un otro lado el coitocentrismo y ser más creativas. 

 

¿Tus deseos sexuales cambian a lo largo de tus días de sangrado?

Escucha y respeta tus sensaciones. Investígate, ¿qué deseo tienes en este momento? ¿qué necesita tu cuerpo? ¿qué te molesta o no te apetece? Tu cuerpo es más listo que tu cabeza amiga! Como te he compartido más arriba, recuerda que tienes muchos centrímetros de piel. Precisamente los días de menstruación pueden ser una buena excusa para explorarlos. 

 

¿Si siento molestias, cómo voy a relajarme?

Tener orgasmos ayuda al útero a ser más móvil y menos rígido. Orgasmos antes, durante y después de menstruar. A solas y compartidos. Llevar tu respiración a la zona pélvica, abrir la boca para relajar la mandíbula ayuda a tener sensaciones mucho más agradables cuando estás menstruando.


¿Cómo vivies tu sexualidad cuando menstruas? Te leo!

Recuerda, mimarte es transformador. 

Anna

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X