CADA COSA POR SU NOMBRE

¡Hola y bienvenida!

Menstruar es la fase más visual de nuestro ciclo y la que más se pretende invisibilizar. 

Sólo han hecho falta algunas décadas para que las compresas extrafinas con olor a jazmín nos hayan desconectado de nuestra naturaleza salvaje y nos hayan traído tabús, infecciones y un mal cuerpo que ni te cuento. 

Hoy te propongo que te unas a este movimiento. Al de las personas que llaman cada cosa por su nombre.

 

Ya somos unas muchas las que no inventamos nombres para decir que estamos menstruando, las que nos vivimos tal cual, al natural. 

 

Te animo a que en tus conversaciones no omitas la palabra menstruación, o sangrado. Reconoce tu sabiduría y conecta con tu cuerpo para expresarte tal y como lo sientes. Comunicarte desde tu verdad, tu sentir y necesidades es muy sencillo. 

 

 

Puedes utilizar frases como:

«Hoy iré más lenta, estoy menstruando y quiero mimarme.»

«¿Puedes ayudarme? Estoy menstruando y esto me pesa demasiado.»

«Mejor quedamos mañana, estoy menstruando y hoy quiero estar sola.»

«Hoy no me apetece sexo loco. Estoy menstruando y me sentaría genial unas caricias, en la espalda, en el vientre, un masaje…»

«Guardamos esta discusión para otro día. Hoy estoy menstruando y sería poco empática contigo.» 

Otro gran cambio que se está produciendo es esta revolución que me tiene fascinada,  el mimo que muchas ya hemos integrado durante todo nuestro ciclo. A veces nos quejamos (o nos hemos quejado) del rollo pollo y el dolor de nuestra menstruación pero no pensamos en todas las acciones que podemos hacer cada día para cuidar nuestra salud hormonal y tener unos días de sangrado y una fase lútea mucho más agradables. 

 

Te propongo que la próxima vez que vayas a despotricar de tu menstruación primero respires tres veces y luego hagas una revisión de todo lo que has hecho este mes y de lo que no has hecho. Aiiii amiga… sí, mover el cuco, masajes, dormir, descansar, comunicarse, eliminar el estrés, eliminar procesados… mejora mucho mucho tus días menstruales.

 

Antes de despedirme te quiero recordar que cada vez que menstruas tu cuerpo se está depurando. A través de tu sangre eliminas restos de tóxicos, células muertas, agentes patógenos que tu cuerpo no quiere… ¡Qué maravilla!

 

¿Dime, llamas cada cosa por su nombre? Te leo!

Recuerda, mimarte es transformador.

Anna

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X