10 IMPRESCINDIBLES PARA REGRESAR A CASA, TU CASA.

Hola y bienvenida!

Se que me sienta bien vivir al ritmo de las manos, los pucheros cocidos a fuego lento, las cartas que llegan sin previo aviso y las noches a la luz de la vela. Sin embargo, en ocasiones me dejo llevar por una ola de brilli brilli que me arrastra hasta cualquier orilla.

Con el tiempo (soy fan de hacerme anciana) voy encontrando ese balance que me ayuda a vivir más tranquila. Una conexión entre cuerpo y mente, manos y entrañas.

Integrando lo más sencillo a lo cotidiano, procuro actuar en coherencia con lo que creo. Este viaje me ha llevado a sentirme parte de la tierra, silvestre, cíclica y creadora.

Hoy te quiero compartir el decálogo que me conecta directamente a las profundidades de la tierra. Es un decálogo de esas pequeñas cosas que tras integrarlas durante años en mi día a día se han convertido en pilares fundamentales para no subirme a la ola y perderme entre los gritos de esta sociedad que tanto se ha alejado de su naturaleza. 


DECÁLOGO PARA CONECTAR CON TU CUERPO Y EL RITMO DE LA TIERRA


1. DESCÁLZATE.

Siente las texturas del suelo, la hierba, las piedras, la tierra, lo que te encuentres debajo de tus pies. Andar descalza te da un chute de pachamama y baja la velocidad de tus pasos. 

 

2. COME PRODUCTOS DE TEMPORADA

Aliméntate con lo que te ofrece cada estación del año. 

Integrar la ciclicidad de las estaciones en tu cocina te conecta con tu ciclicidad femenina. Momentos de siempre, otros llenos de flores o de recogimiento .

Cuando cocines, añade a cada plato una pizca de amor, agradecimiento y generosidad. 

 

3. PLANTA Y JUEGA CON LA TIERRA. 

Ensúciate las manos con tierra fértil, juega con los gusanos, cava un hondo, suda un poco removiendo la tierra mojada, planta una flor y observa cómo crecer. Cuidar la tierra y siente gratitud por todo lo que te ofrece. 

 

4. VIVE AL TEMPO DEL SOL Y LA LUNA

Duerme de noche y actívate durante el día. 

Escoge y descarta. El tiempo es limitado y tan esencial es tu descanso como tu actividad.  

 

5. CONSUME PRODUCTOS CON ALMA

Consume productos con alma. Antes de llegar a ti, todo lo que posees ya tiene una historia. Aquello que está creado con mimo, tiempo y la esencia de una artesana siempre sana el alma. Cuando tus cremas, vestidos, joyas, platos o tazas están creadas con coherencia y toneladas de amor tu día a día se convierte en paseo por la vida consciente.

 

6 . MIRARTE AL ESPEJO

Mírate o mejor dicho obsérvate cada día al espejo, sin prisa. Tus brazos, tu piel, las pecas, el pelo, tu sonrisa y tus ojos, tu culo, la vulva, tu espalda. Sé cómplice de tus cambios, de tus mañanas con chispa y de los días más tristes. Mírate a los ojos para conectar con tu alma. 

 

7. VALORA TU CICLO MENSTRUAL

Cuida cada día de tu ciclo.  Reconocer cada fase y respetar las necesidades de cada momento te acerca a tu naturaleza más animal, salvaje y natural. 


8. CIERRA LOS OJOS Y SIENTE EL CUERPO

Cierra los ojos, inhala, exhala y recorre todo tu cuerpo. Siente cómo los pies se arraigan a la tierra, desbloquea las rodillas, relaja el culo, deja que tu respiración mueva tus entrañas, suelta la mandíbula y el entrecejo, quizás tus ojos te sorprenden con una sonrisa.

 

9. HABLA CON LAS ABUELAS

Escucha las historias y vivencias de  las ancianas. Ellas conocen y han vivido los ciclos de la tierra y sus cuerpos. Es pura sabiduría. 

 

10. DI NO 

Aprende a decir NO para que cuando es SI, lo goces en cuerpo y alma. Poner límites en todos aspecto de tu vida. 

Deseo que te sea útil, que crees tu decálogo y que te vivas coherente con lo que crees. 


Estoy segura que tú tienes tu propio decálogo. Tenerlo siempre a mano es fundamental.

Recuerda, mimarte es transformador. 

Anna

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X